¿A dieta? ¡¡¡No renuncies al marisco!!!

Bocas de cangrejo comprar online

¿Te gusta el marisco y estás a dieta? Buenas noticias: No sólo es perfecto, sino recomendable para perder peso.

El marisco es un alimento  muy bajo en grasas y en calorías.

Hablemos, por ejemplo, de las coquinas: 100 gramos de coquinas aportan sólo 1 gramo de grasas y apenas 82 kilocalorías.

Pero lo mejor es que,  mientras tanto, estás  ingiriendo la cantidad diaria recomendada de hierro. Y muchísimas  proteínas de alta calidad, la mayoría de aminoácidos esenciales. Y continúa con una larga lista. Vitaminas B3 y B9, ácido fólico, minerales, omega-3, potasio, selenio, calcio…. Y al ser tan rico en yodo, está indicado para personas con hipotiroidismo que quieran adelgazar.

Todo el marisco en general tiene infinidad de  propiedades ( que ya te iremos contando) y es tan bajo su nivel calórico que tanto nutricionistas como endocrinos te lo recomendarán en una dieta de adelgazamiento.

Una ración de 100 gr.  de cualquier marisco, no suele superar las cien calorías.  Fíjate en esto:

Dieta y Marisco. Calorías por cada 100 gramos:

Coquinas………………….………….82 calorías.
Gamba Blanca de Huelva:..…..82 calorías.
Gamba roja:…………………………95 calorías.
Langostinos:…………………….…..96 calorías.
Cigalas:……………………………..…93 calorías.
Cangrejo:……………………….…..125 calorías.
Carabineros:……………..……….113 calorías.
Pulpo:………………………….………57 calorías.

Sus nutrientes son similares a los del pescado blanco. Eso sí, cuida bien cómo lo preparas, o el aporte calórico se disparará.  Por eso, en una dieta hipocalórica, además de consultar a tu médico antes de emprenderla, debes tener en cuenta lo siguiente:   

  • Cocina el marisco al vapor,  o ligeramente cocido, tal como te enseñamos, a la plancha o crudo. Acompáñalo con jugo de limón y perejil, es mejor que  freírlo y sumar calorías que no necesitas.
  • Mejor a la plancha o al horno. Son opciones excelentes para preparar un plato ligero. Nos permiten aprovechar todo el sabor del marisco y elaborar recetas deliciosas con poca grasa.
  • Cocinar a la sal. Es un sistema estupendo para quienes están a dieta. Con este método, el marisco se cuece en su propio jugo y, además, la sal absorbe parte de las grasas que contiene el alimento. Como resultado tendrás un plato jugoso, con todo el sabor del mar y muy ligero.
  • El marisco aporta cierta sensación de saciedad.  Aprovéchate y potencia éste efecto: sírvelo acompañando  de alimentos ricos en fibra, como verduras, arroz, pasta, frutos secos, semillas…
  • Ojo con las salsas:  Son deliciosas, sí…pero algunas son una bomba de calorías. En una dieta hipocalórica, los cítricos son  la alternativa más ligera para aderezar el marisco. Si prefieres sabores más fuertes, el ajo, la guindilla o el jengibre son perfectos para ti.

El marisco en la dieta es una maravilla culinaria para incorporarlo a ensaladas, arroces, cremas, sopas, salteados….o sólos, acompañado de zumo de limón y perejil.

Ligeros, nutritivos y deliciosos: ¿ Se puede pedir más?. 

DEJAR UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat